Chin

El spaniel japonés, o chin, es un perro pequeño, elegante y carismático.
A quienes no conocen mucho de razas caninas les puede parecer un pekinés,
pero se trata de una raza separada con características particulares.

Apariencia del spaniel japonés

Este pequeño perro es elegante y agraciado.
La longitud de su cuerpo es igual a la altura a la cruz en machos, por lo que tienen perfil cuadrado.
Las hembras son ligeramente más largas. En ambos casos la espalda es corta y recta,
mientras que el lomo es amplio y levemente redondeado.
El pecho es moderadamente amplio y profundo, y el vientre bien recogido.

La cabeza de este perro es muy llamativa por el cráneo ancho y redondeado, y el hocico muy corto.
El stop es profundo y bien definido. La nariz debe ser negra o del color de las manchas del perro, pero siempre oscura.
Los ojos son grandes, redondos, bien separados entre sí y de color negro brillante.
Las orejas son largas, triangulares y colgantes.

La cola del spaniel japonés está cubierta de pelaje largo y abundante.
El perro la lleva sobre el dorso.
El hermoso pelaje del chin es largo, liso y sedoso.
De acuerdo con el estándar aceptado por la Federación Cinológica Internacional (FCI),
el pelaje del chin debe ser blanco con manchas negras o rojas.

Temperamento y carácter del spaniel japonés

Estos perros suelen ser dulces, sensibles e inteligentes.
Son excelentes perros de compañía debido a su excelente temperamento, además de su reducido tamaño.
Suelen ser muy apegados a sus familias humanas y generalmente son más unidos a una persona en particular.

Es fácil socializar a los perros de esta raza, ya que tienden a llevarse bien con la gente, los perros y otros animales.
Por supuesto, la socialización desde temprana edad es fundamental,
ya que de otra manera los chin se convierten en perros tímidos y extremadamente reservados.
Aún bien socializados, hay que cuidar las interacciones con los niños,
principalmente para asegurar el bienestar de estos pequeños y frágiles perros.

El adiestramiento canino se da con facilidad para el spaniel japonés.
Estos perros son muy inteligentes y disfrutan aprendiendo nuevas cosas.
Por su tamaño no son perros ideales para practicar deportes caninos, pero sí disfrutan aprendiendo obediencia y trucos.
Estos spaniel responden muy bien a estilos de adiestramiento en positivo, pero no al adiestramiento tradicional.

Al ser perros tranquilos y de pequeña estatura, los spaniel japoneses no suelen presentar problemas de comportamiento.
Sin embargo, pueden desarrollar hábitos destructivos e incluso ansiedad por separación si pasan mucho tiempo a solas.
Estos perros necesitan mucha compañía.

Los chin son excelentes mascotas para familias con niños grandes, parejas y personas solas.
Por sus bajos requerimientos de ejercicio son muy buenas mascotas para personas mayores.
Sin embargo, no son buenas mascotas para familias con niños pequeños,
ya que son perros frágiles que suelen salir lastimados en las interacciones con niños pequeños.

Peso y altura

De acuerdo con el estándar FCI, la altura a la cruz es de alrededor de 25 centímetros para los machos y un poco menos para las hembras.
El peso ideal no está indicado en el estándar, pero suele ser de entre 2 y 5 kilogramos.

Salud y cuidados

El spaniel japonés no presenta incidencias inusualmente altas de enfermedades caninas.
Sin embargo, sí es propenso a luxación de patela, entropión y queratoconjuntivitis seca.
Además puede presentar, aunque con menor frecuencia, acondroplasia y epilepsia.

Debido a su hocico muy corto, el spaniel japonés puede presentar problemas respiratorios.
Además, es sensible a la anestesia y no tolera bien los ambientes muy cálidos y húmedos.
Por eso hay que tener cuidado de no exigirle esfuerzos físicos extremos en ambientes cálido y húmedos.

El cuidado del pelaje no es muy complicado y suele ser suficiente con el cepillado dos veces por semana para evitar que el pelo se enrede.
Esta raza no necesita de peluqueros caninos y el baño debe hacerse sólo cuando el perro está sucio.

El spaniel japonés no tiene grandes demandas de ejercicio físico, pero sí es necesario darle uno o dos paseos a diario para que se ejercite y socialice.
Durante esos paseos hay que cuidar que las interacciones con otros perros sean amistosas, ya que el chin suele ser el más pequeño.

A diferencia de sus demandas de ejercicio, el spaniel japonés necesita compañía frecuente.
Es un perro que debe vivir adentro de casa, junto a su familia humana, y nunca aislado.
Se adapta muy bien a la vida en departamentos pequeños y a ciudades densamente pobladas.

Historia del spaniel japonés

Aunque no se conoce el verdadero lugar de origen de esta raza, se la considera una raza japonesa porque es en ese país donde se desarrolló principalmente.
Algunas teorías sugieren que el spaniel japonés llegó a Japón desde Corea, como un regalo de la realeza de ese país.
Otras teorías proponen que el chin se originó como un perro sagrado en China, junto con el pekinés, y que desde ahí fue llevado a Japón por monjes budistas.

Lo que sí se sabe con certeza es que algunos perros de esta raza fueron llevados a Europa en 1853 por el Comodoro Perry,
quien entregó dos como regalo a la Reina Victoria de Inglaterra.
Posteriormente la raza fue llevada a Estados Unidos y otros países de América.

La Primera Guerra Mundial hizo declinar la población de spaniel japoneses en casi todo el mundo, pero su población se mantuvo saludable en Japón.
Aunque hoy en día esta raza es poco conocida fuera de su país de origen, en Japón es muy conocida y apreciada.