Pastor Pirineos de Cara Rasa

El pastor de cara rasa es una variedad del perro pastor de los Pirineos.
Presenta prácticamente la misma morfología que la otra variedad, el pastor de los Pirineos de pelo largo,
pero es un poco más alto y tiene un pelaje algo diferente.

Apariencia del perro pastor de los Pirineos de cara rasa

Este perro es delgado y de mediana estatura, pero a diferencia del de pelo largo, su cuerpo es de estructura cuadrada,
ya que la longitud de la nalga al hombro es igual que la altura a la cruz.
La cabeza es triangular y la nariz negra. Los ojos, de forma levemente almendrada, son de color pardo oscuro,
excepto en perros de pelaje azul entremezclado con negro, en los que pueden ser de diferentes colores.
Las orejas son cortas y triangulares, y cuelgan a los lados de la cabeza o son parcialmente erguidas.

La cola de este perro pastor no es muy larga y tiene forma de gancho en su extremo distal.
En algunos perros es amputada, debido a la tradición, pero esa práctica cruel e innecesaria es cada vez menos frecuente.
El pelaje del pastor de los Pirineos de cara rasa es moderadamente largo, alcanzando de 6 a 7 centímetros sobre el cuello y la cruz,
y de 4 a 5 centímetros sobre la línea media de la espalda.
Es corto y fino en la cabeza, lo que diferencia claramente a esta variedad de perro pastor de los Pirineos.

Temperamento y carácter del perro pastor de los Pirineos de cara rasa

Los perros pastores de los Pirineos son activos, desenvueltos y tienen mucha iniciativa.
Son perros muy inteligentes y leales a su familia, pero forman lazos especialmente estrechos con una sola persona.
Estos perros tienden a ser huraños y territoriales, por lo que es importante socializarlos desde cachorros.
Aún con una buena socialización, suelen ser reservados con los extraños.
Sin embargo, tienden a ser muy afectuosos con su familia, y buscan su compañía constantemente.

Cuando se los educa con métodos positivos, suelen destacar en el adiestramiento canino.
Sin embargo, no responden bien a los métodos tradicionales de adiestramiento porque son de carácter independiente.
Aunque los pastores de los Pirineos evolucionaron como perros de trabajo,
pueden ser excelentes mascotas si se los trata de acuerdo con sus necesidades.
Además de brindarles mucha compañía y ejercicio, hay que reconocer y
aceptar que no son perros muy sociables y no hay que forzarlos a ser afectuosos con todos.

Peso y altura

De acuerdo con el estándar FCI de la raza,
los pastores de cara rasa son un poco más altos que sus parientes más cercanos, los pastores de pelo largo.
Esto sin embargo, es cuestionable, ya que desde el punto de vista biológico se trata de la misma raza de perros,
aunque la FCI las considere como dos razas separadas.

De cualquier manera, la altura a la cruz para los machos es de 40 a 54 centímetros,
mientras que para las hembras es de 40 a 52 centímetros.
El peso de estos perros, aunque no está indicado en el estándar de la raza,
suele ser de 7 a 15 kilogramos.

Salud y cuidados

Aunque los pastores de los Pirineos no son particularmente propensos a alguna enfermedad hereditaria,
hay que brindarles los mismos cuidados veterinarios que a cualquier otro perro.
El pelaje no es difícil de cuidar y es suficiente con el cepillado semanal para evitar que se enrede.
No es buena idea bañar a estos perros con frecuencia porque eso elimina los aceites naturales que protegen el pelo.
Es mejor bañarlos solamente cuando es realmente necesario.
La cantidad de ejercicio y compañía que necesitan estos perros es considerable, pero no es excesiva.
Además de los paseos diarios es importante que estos perros pastores hagan alguna actividad física adicional, como algún deporte para perros.

Historia del perro pastor de los Pirineos de cara rasa

Al igual que otras razas de perros pastores de Francia, los pastores de cara rasa tienen una historia desconocida.
Sin embargo, habitan los Pirineos franceses desde hace siglos, donde cumplen funciones de pastoreo.
Hoy en día, algunos de estos perros siguen guiando y cuidando a los rebaños en las montañas francesas,
pero son más los que viven la vida cómoda de mascotas queridas.
Aún así, la raza es poco conocida en el mundo y solamente goza de cierta popularidad en su Francia natal.