Pastor Croata

El pastor croata, o hravtski ovcar, es un perro multifuncional de talla mediana a pequeña,
y con un carácter excepcional.
A pesar de sus grandes cualidades, es desconocido en gran parte del mundo.

Apariencia del pastor croata

Este perro, cuya talla se encuentra en el límite inferior de los perros medianos, tiene un cuerpo más largo que alto.
El cuerpo es 10% más largo que alto, por lo que su estructura es más bien rectangular.
La cabeza del pastor croata tiene forma de cuña y apariencia liviana. La nariz, que no es prominente, siempre es negra.
Los ojos son de color castaño a negro, medianos, con forma almendrada y expresión de viveza. Las orejas son triangulares y medianas.
Pueden ser erectas o semierectas, pero se prefieren las primeras.

La cola es de inserción alta y está cubierta por pelo tupido y abundante. Los perros de esta raza pueden nacer sin cola.
Lastimosamente, el estándar FCI de la raza sigue en el siglo pasado y exige que se corte la cola a los cachorros que nacen con ella.
Puesto que esa costumbre cruel se está perdiendo y es ilegal en muchos países,
en algún momento el estándar racial tendrá que adaptarse a los tiempos modernos y aceptar los perros naturales.
El pelo del pastor croata es relativamente suave y ondulado, o incluso rizado. Varía de longitud en diferentes partes del cuerpo,
siendo más largo sobre el dorso y corto en la cara y la parte frontal de las patas.
El color de fondo es negro, aunque se admiten algunas marcas blancas pequeñas debajo de la garganta, en el antepecho, el pecho y los dedos.

Temperamento y carácter del pastor croata

Estos perros tienen un temperamento típico de perros pastores.
Son inteligentes, atentos, activos y leales. Por supuesto, sus instintos de pastoreo y de guardia son muy fuertes,
y son perros que aprenden con facilidad.
Aunque tienden a ser muy amigables con los suyos,
los pastores croatas tienen que ser socializados desde cachorros para llevarse bien con personas, perros y otras mascotas.
No tienden a ser cazadores, pero sí tienen fuertes instintos territoriales,
por lo que es importante educarlos correctamente para evitar problemas con los vecinos.

Por su pasado pastor, estos perros son muy atentos al lenguaje corporal y la actitud de los humanos.
Por eso, resultan fáciles de adiestrar con diferentes técnicas, aunque se consiguen mejores resultados con estilos de adiestramiento en positivo.
Bien socializados y con el adiestramiento básico en obediencia canina, estos perros no presentan problemas serios de comportamiento.
Sin embargo, hay que tomar en cuenta que demandan mucho ejercicio y compañía, y que pueden ser ladradores.
Por su temperamento equilibrado y su facilidad para ser adiestrados,
los pastores croatas pueden ser excelentes mascotas siempre que se los socialice correctamente y se les brinde suficiente ejercicio y compañía.

Peso y altura

Estos perros se encuentran en el límite inferior de las razas medianas,
ya que su altura a la cruz va de 40 a 50 centímetros.
El estándar FCI de la raza no indica un peso ideal para los pastores croatas,
pero el peso de estos perros suele estar alrededor de 16 kilogramos.

Salud y cuidados

Al igual que otras razas de perros que son poco populares, el pastor croata no presenta
enfermedades hereditarias particulares, y tiende a ser un perro saludable.
Por supuesto, igual hay que brindarle los cuidados veterinarios que necesite.

El pelo tampoco es difícil de cuidar y suele ser suficiente con peinarlo y cepillarlo una vez cada dos semanas.
Eso sí, la raza pierde pelo continuamente.
No es bueno bañar al perro con mucha frecuencia y es mejor hacerlo sólo cuando realmente se necesita.
En lo referente a ejercicio y compañía, estos perros pastores necesitan mucho de ambas cosas.
Son perros que evolucionaron para trabajar en compañía de seres humanos y de animales de corral,
por lo que demandan mucho ejercicio físico y mental, así como mucho tiempo de compañía.
No son perros adecuados para familias que pasan afuera la mayor parte del día.
Con el adiestramiento canino adecuado, los pastores croatas pueden vivir bien en departamento,
siempre y cuando se les permita hacer suficiente ejercicio. Si no se les da el ejercicio suficiente o si se los deja solos por períodos prolongados,
pueden volverse destructores y excesivamente ladradores.

Historia del pastor croata

No se conoce mucho sobre el origen de esta raza, pero se piensa que es muy antigua.
Al parecer, ya existía en el siglo XIV con las mismas características con que la conocemos actualmente.
Lo que sí se sabe es que este perro se originó en Croacia y era empleado como pastor y guardián en las llanuras de Eslavonia,
región agrícola al este de Croacia, limitada por los ríos Drava, Sava y Danubio.
En la actualidad, el pastor croata es un perro poco conocido fuera de su país y ya no es tan requerido como perro pastor,
a pesar de sus grandes cualidades y carácter estable.